Decepcionante segundo error de Tatis: tristeza RD

Juan López
Por Juan López

El versátil y carismático pelotero Fernando Tatis Jr. todavía no había jugado un solo juego de béisbol en la actual temporada de las Grandes Ligas (MLB) porque estaba en rehabilitación de la operación de su muñeca izquierda, que se lesionó mientras «calibraba en un motor» en República Dominicana. Ese fue un grave, infantil y costoso error.

Como se sabe, Tatis Jr., con 23 años de edad, posee las cinco principales herramientas para ser un estelar jugador. Desde su debut evidenció una excepcional chispa, dinamismo y rendimiento que desarrolla mientras juega, gracias a lo cual ha conquistado una magnífica popularidad. Lo que fundamentó el sobresaliente contrato por 14 años y 340 millones de dólares e importantes bonificaciones adicionales, al margen de los millonarios ingresos que percibe por prestar su imagen para diferentes anuncios comerciales.
 
Como consecuencia directa de la suspensión por este segundo error, Tatis Jr. perderá unos 2.4 millones de dólares (más de RD$ 134 millones), varias de las bonificaciones y los ingresos por publicidad.
 
También perderá parte de la confianza de la gerencia, y de compañeros de equipo. Por igual, su ausencia en el terreno de juego afectará significativamente los planes que, para esta temporada, tienen los Padres de San Diego y se perderá la participación en el equipo dominicano para el Clásico Mundial de Béisbol que la MLB organiza para el próximo 2023.

Pesarosas estadísticas

El impacto de la suspensión de Tatis Jr. nos obliga a reflexionar sobre estas pesarosas estadísticas. De los 95 peloteros de Grandes Ligas castigados por consumir sustancias prohibidas, la RD lidera con 52 jugadores suspendidos, para un vergonzante 54.7 %. Y durante este 2022, ya van cinco suspensiones por las mismas acciones antideportivas y fraudulentas.  ¡La RD tiene el deshonroso récord con la mayor cantidad de peloteros tramposos!


Cuando suspendieron, por primera vez, a Robinson Canó y leímos sus «palabras de arrepentimientos», a través de nuestra reflexión, publicada en fecha de 20-5-2018, exhortamos: «… A seguir apoyándolo y demostrar la confianza que le tenemos por ser un excelente atleta y nuestro representante en su rol de estelar jugador. Vamos a aceptar su humilde manifestación de tratar de enmendar su error. Para que, en ambas situaciones, se pueda presentar en calidad de ejemplo y válido aprendizaje para los niños y jóvenes dominicanos que incursionan en las lides deportivas, para no volver a pasar por las penas y tristeza que la pifia de Robinson Canó produjo a la RD».


Reincidencia

Sin embargo, Canó repitió su engaño, por lo que en el 2020 volvió a ser castigado por una temporada completa (162 juegos). A esto debemos agregar que el nuevo Salón de la Fama de Cooperstown, David Ortiz se dedicará a gestionar aumentos de su riqueza mediante la promoción y ventas de «Papi Cannabis» y otros subproductos de marihuana.


Sin pretender mojigatería, consideramos que las suspensiones de Canó, Tatis y de los otros 50 peloteros dominicanos castigados por MLB, junto a los nuevos negocios de Big Papi generan serias preocupaciones. Ellos se convierten en negativos ejemplos para nuestra sociedad, en especial para las presentes y futuras generaciones de deportistas dominicanos, lo cual es muy lamentable y genera ¡decepción y mucha tristeza en RD! 

14 de agosto de 2022.

Comparte aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.