Al reflexionar sobre diferentes escándalos que, en el pasado reciente, tuvieron amplia repercusión mediáticas, generando preocupaciones sociopolíticas;  pero que desaparecen sin respuestas satisfactorias como consecuencia del surgimiento de otros escándalos de iguales  o mayores envergaduras, sin que se conozcan, públicamente, los resultados finales o respuestas oficiales, es la razón por la que formulamos las siguientes preguntas al  gobierno del PRM-Abinader:  

Antes y después que en Miami, EE. UU., en mayo del 2021, fuera apresado el “próspero empresario” Manuel Gutiérrez, el diputado del PRM más votado en Santiago, por narcotraficante; también se mencionaron otros diputados del mismo PRM vinculados con importantes actividades ilícitas, preguntamos:

¿Qué decisión ha tomado el PRM o el gobierno con esos diputados? ¿Esos expedientes fueron llevados y/o archivados en la Procuraduría General de la República?  ¿Hasta qué fecha o circunstancia se mantendrá en nómina al diputado Gutiérrez, preso y “declarado incapacitado mental para continuar en su  juicio en Miami?

Argumentando la inflación que acogota al pueblo, en el transcurso de la pasada semana,  el país fue escandalizado con la información de que varios funcionarios del gobierno se hicieron   astronómicos aumentos de sus salarios, “legalmente”,  pero que, de acuerdo a declaraciones del presidente Abinader fueron “aumentos imprudentes”, supuesta causa por la cual renunció el Superintendente de Electricidad, preguntamos:

¿Esos imprudentes aumentos  que no fueron conocidos por el Ministerio de Administración Pública ni autorizados por el Presidente, como ordena la Ley No. 41-08, se mantendrán sin variaciones o serán anulados? ¿Es verdad que el presidente Abinader no puede hacer nada para corregir esos abusivos e imprudentes aumentos de sueldos?   

Se debatía en los medios de comunicación y redes sociales, el altísimo y extraño descuadre en la distribución  multimillonaria de bonos para asistencia social.  Hasta el momento, no se conoce la respuesta del gobierno del PRM-Abinader sobre esa situación, por lo cual, preguntamos:

¿Permanecerá en silencio la explicación o justificación de ese multimillonario descuadre de los bonos que se distribuyeron a través del Plan Social de la Presidencia? ¿Quién o quiénes son los autores?  ¿Cuál será el funcionario del gobierno que ofrecerá respuestas satisfactorias a la población sobre ese mayúsculo escándalo?

Los partidos políticos están realizando actividades proselitistas, incluyendo las múltiples acciones reeleccionistas que, a diario, efectúan los funcionarios del gobierno del PRM-Abinader. Sin embargo, el proyecto de ley sometido por la JCE para actualizar y corregir las leyes de partido y electoral (33-18 y 15-19), se mantienen archivadas en el Congreso Nacional, por lo que preguntamos:

¿El gobierno del PRM-Abinader querrá aprobar, en lo resta de este año, las modificaciones a las leyes 33-18 y 15-19?   ¿Asumirán las propuestas que  sometió la JCE? ¿Estará consciente el gobierno del PRM-Abinader que esas leyes garantizan que los próximos comicios resulten democráticos, libres, equitativos, transparentes y que sus resultados satisfagan las expectativas del pueblo y sirvan para fortalecer el sistema de partido, la institucionalidad, la gobernabilidad democrática y la paz social en la R. Dominicana?

Por varias conflictivas situaciones, el pasado 4 de agosto,  fue destituido el Ministro de Educación, El último escándalo en ese ministerio fue la adquisición supermillonaria de libros digitales (simple formato PDF) para la educación secundaria, mediante una  licitación que la Dirección General de Compras y Contrataciones había suspendido por irregularidades denunciadas, por lo cual surgen estas preguntas:

¿Ese escandaloso caso se limitará al cambio del ministro Fulcar hacia una Secretaría de Estado sin Cartera? ¿Ese y otros escándalos ocurridos en el MINERD, en estos dos años, serán objeto auditados  por la Cámara de Cuentas? ¿Qué hará el nuevo ministro de Educación con la “multimillonaria compra "de esos libros digitales”, cuando el nuevo año escolar empezará el próximo 19 de septiembre?

Ojalá que el gobierno del PRM-Abinader, cumpliendo con “su política de transparencia total y cero impunidad”, saque  tiempo para ofrecer respuestas y/o  justificaciones que satisfagan  las inquietudes y  agudos cuestionamientos que se hace una importante franja de la sociedad dominicana, antes de que se conviertan en la “chispa que incendiaría” las protestas que impacten la paz social que estamos disfrutando. 

Comparte aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.